IMPARABLES

Y ya van nueve triunfos consecutivos. El Real Madrid no reduce su velocidad de crucero en un inicio de temporada donde aún no conoce la derrota. En el Zalgirio Arena cerró triunfante la primera doble jornada de la Euroliga y sumó su cuarta victoria en la competición continental. Un partido, el de Kaunas, que controló desde el inicio y en el que nunca sucumbió a los intentos locales de remontada. Se fajó Ayón, dirigió bien Campazzo pero se exhibió, otro día más, un Doncic que batió su récord anotador (28 puntos) y firmó 35 de valoración.

La planilla de Facu: 12 puntos, 6 asistencias, 2 rebotes y una pérdida.

El Madrid comenzó mandando en el Zalgirio Arena. Con un inconmensurable Ayón, tanto en defensa como en ataque, con tres canastas consecutivas y recuperando balones. Los blancos endosaron en medio cuarto un 2-10 de parcial que provocó el enfado de Jasikevicius, en parte por las imprecisiones de los suyos. Salieron al rescate local Pangos (7) y Kavaliauskas (6) para dejar el marcador ajustado (16-18, min. 10).

El encuentro empezó a perder frescura a la vez que el Zalgiris contestaba a cada canasta de los blancos, hasta ponerse por delante a cuatro minutos para el descanso. Pero Campazzo, muy seguro desde el 6,75 (3 triples), enseñó el camino a un nuevo parcial, un 0-10 en apenas dos minutos que volvió a incrementar la diferencia del Madrid. Muy activos Taylor (5) y Rudy (4), que dieron aire al resto de sus compañeros. Los de Laso encarrilaban el choque (31-40, min. 20).

Tremenda la pelea en la pintura entre Ayón y Kavaliauskas y buen encuentro de un Maciulis que regresaba a casa y oxigenó desde el 6,75. Y así apareció Doncic para dar un clínic en tres minutos. Tiro libre, canasta de media distancia, triple y penetración para firmar nueve puntos seguidos y romper el partido. No se quedó ahí y se fue a los 14 puntos en el cuarto aunque el Zalgiris minimizó los daños (50-63, min. 30).

A base de triples quiso despedirse el Madrid de Kaunas. Abrió el melón Rudy y Taylor, siete puntos seguidos, continuó su idilio con el 6,75 desde la esquina en los dos lados. No era la tarde del Zalgiris, con Jankunas desaparecido, y era Pangos, junto a Kavaliauskas, los únicos que intentaban algo. Pero el partido estaba roto y los últimos minutos sólo sirvieron para incrementar las estadísticas individuales, certificar la victoria blanca y para que Doncic, sobre la bocina, anotase un triple espectacular. (66-87).

Los Martines

Facebook: Martín Martines

Twitter: @losmartines

Instagram: @losmartines

Fuente: Prensa Real Madrid